© Culest Files


Por Paulina Chávez Menéndez


Actualmente en la carrera que estudio, Diseño Textil, estoy cursando una materia llamada Diseño de Tendencias. Yo creo que el nombre es bastante claro sobre lo que aprendemos en esta clase, pero ¿crear una tendencia?, eso sí puede sonar un poco confuso. El crear una tendencia requiere un proceso, un proceso creativo de investigación, análisis y mucha inspiración. En el mundo de la moda existe gente especializada en la caza de tendencias, “coolhunters” es como se les conoce. Su trabajo consiste en analizar el entorno, el mundo en el que vivimos y de esa manera preveer qué es lo que se volverá trendy, cuál es el siguiente paso en el mundo de la moda, y ese, es un trabajo no apto para cualquiera.

La materia de Diseño de Tendencias es impartida por una de mis maestras favoritas, Jilma Gabriela Fernández Fernández, colega de la carrera de Diseño Textil en la Universidad Iberoamericana Puebla. El artículo “Concurso de diseño SURTEX. Y la ganadora fue…”, habla del triunfo de Jilma en el concurso internacional de superficies SURTEX: Designext® hace unos años, poniendo en alto a México, y a la Ibero Puebla, como creadores de nuevos talentos mexicanos en la industria del diseño.


En el curso hemos aprendido cómo surge y se realiza una nueva tendencia, en este caso, aplicada al diseño de modas y de interiores. Una tendencia es la inclinación que una persona tiene hacia determinadas cosas, y éstas se aplican a todo lo que sucede en el mundo. Todo lo que está sucediendo en el mundo, los cambios económicos, políticos, culturales, nuevas corrientes artísticas, películas, música o personajes célebres, definen el rumbo que debe tomar el diseño. La creación de una nueva moda, un nuevo producto, es el reflejo de la sociedad en la que vivimos.


El proceso de creación de una nueva tendencia comienza con el estudio y análisis de los acontecimientos recientes alrededor del globo. De este modo, se identifican elementos que definen a una generación y de este modo, surge la inspiración para crear una nueva corriente, una nueva tendencia que impactará a todo el mundo del diseño. De ésta, se obtiene la gama de colores, las formas, texturas, estampados, superficies que serán la nueva moda que la gente adoptará de forma natural, debido a la corriente que se vive.


Este proceso suena muy sencillo, pero no cualquiera puede realizar este tipo de trabajo. Los cazadores de tendencias, o “coolhunters”, son personas que se dedican a analizar lo que sucede en el mundo y aterrizar esas ideas en una nueva tendencia, creando una paleta de color, con formas, texturas, superficies, que serán la nueva moda. Es un trabajo que requiere mucha sensibilidad para analizar e interpretar los sucesos actuales; requiere un completo entendimiento de la psicología humana, de dónde venimos y hacia dónde queremos ir, requiere la constante actualización y culturización del globo.


Las tendencias nos dicen hacia dónde ir, pero el estilo personal y la identidad, hacen que cada quien interprete el nuevo rumbo a tomar. En la actualidad, se aprecia la individualidad más que en ninguna otra época, con la aceptación de los diferentes tipos de personas que cohabitan en este, nuestro hogar, lo que hace el trabajo de crear nuevas tendencias un trabajo excitante y con un sinfín de posibilidades que explorar. Las modas vienen y van, pero el estilo, él nunca cambiará.