En el 2010, nace Aventones (www.aventones.com) un software para facilitar y promover que las personas de una misma organización (empresa, universidad o instancia de gobierno) compartan sus autos y contribuir así, a disminuir el tráfico en la ciudad. Además, contribuye a mejorar las relaciones entre empleados, pues les permite socializar y disminuir el stress durante sus traslados, compartir gastos y obtener incentivos por parte de la empresa (cajones de estacionamiento reservados, incentivos económicos, etc).



¿Quién es Cristina Palacios?


Tuvimos la oportunidad de platicar con Cristina Palacios cofundadora de Aventones y Rides quién nos compartió sus motivaciones para lanzarse al mundo del emprendimiento social y nos explicó algunos detalles del funcionamiento de estos proyectos.


Cristina estudió administración de empresas en la Universidad Iberoamericana, y desde siempre tuvo el gusanito de ayudar y colaborar como voluntaria o trabajando en fundaciones. Así que Rides.com.mx y Aventones.com son proyectos en donde confluyen sus intereses por aportar un granito a favor del medio ambiente y de la sociedad pues como nos dijo “el emprendimiento social va de la mano con el emprendimiento sustentable”. Además da clases en la maestría de la Universidad del Medio Ambiente y colabora como panelista en diversos eventos sobre emprendimiento.


Nace Aventones.com
Para ella el tráfico en la ciudad de México era un tema preocupante, e inspirados en modelos que ya existían en Estados Unidos y Europa, unieron esfuerzos con Alberto -de INKKU una empresa mexicana de desarrollo de software- quién tenía una idea similar, y les propuso desarrollar el negocio y él encargarse de la plataforma. Fue así como nació Aventones.com en el 2010. Recurrieron al desarrollo de una plataforma en línea ya que “el uso de la tecnología permite quitar la asimetría de la información, poniendo en contacto a personas con una necesidad con personas que ofrecen una solución, por eso la tecnología es la herramienta perfecta para ayudar a que la gente empiece a compartir” nos explicó Cristina.

Cuando las empresas deciden obtener la licencia de uso de Aventones.com, también reciben un acompañamiento para desarrollar una campaña de comunicación interna que motive a los empleados a participar para “crear y adoptar la cultura de compartir el coche, que en México todavía es muy incipiente. Además está demostrado que la convivencia en espacios cerrados –en este caso el coche- ayuda a mejorar las relaciones sociales con un impacto positivo en la calidad de vida de las personas”. Aventones.com puede utilizarse en cualquier parte del mundo cubierta por Google maps.

Una vez establecidos en México tuvieron la oportunidad de probar la plataforma en circunstancias ideales en Chile, un país con problemas de tráfico, pero en donde, a diferencia de México, la seguridad y la corrupción no son un problema. Sin embargo por el momento, la idea es consolidarse en América Latina y lo están logrando, pues a principios del 2014 empezaron a trabajar con empresas en Colombia y Perú y próximamente se sumará el primer cliente en Argentina.



En el caso de México no hay quién los detenga, además de trabajar con más de 80 clientes a nivel nacional y con el Gobierno de la Ciudad de México, actualmente lo están haciendo con diversos clusters empresariales establecidos en la misma zona, como en Polanco y Santa Fe con la idea de generar un mayor número de coincidencias entre empleados de distintas empresas y fomentar el uso compartido del auto por zonas geográficas.





Rides.com.mx, el complemento perfecto


En el 2013, lanzan Rides (www.rides.com.mx), una plataforma que permite a cualquier persona compartir su auto: “ya sea para ir de una ciudad a otra o para desplazarse dentro de la misma, aunque el top de Rides son los viajes entre ciudades”.
Para fomentar el uso de la plataforma, han unido esfuerzos a grandes eventos como el Corona Capital, que les ha permitido dar a conocer la plataforma y que más gente se sume. Sin embargo no se trata solo de compartir el auto “sino de empezar a pensar en optimización, en pensar de forma más inteligente como nos desplazamos y de cómo estas acciones permean en otros aspectos, nos volvemos un poco más responsables en cuanto a nuestras prácticas cotidianas en relación al medio ambiente, por ejemplo, pensar que Aventones.com fue mi primera acción pero que ahora además de eso hago otra cosa fomenta también el consumo colaborativo”.

Algo novedoso


Una filosofía interesante detrás de estas dos plataformas es el sistema de recompensas y beneficios. En el caso de Aventones.com, las empresas que utilizan la plataforma ganan puntos que les ayudan a obtener la certificación LEED. En el caso de los individuos que utilizan Rides.com.mx, y de los que dan Aventones, por cada viaje obtienen puntos del programa tu Ola, que pueden canjear por boletos de cine o de avión entre otros.


En cuanto al género, el hecho de ser mujer emprendedora en el área tecnológica no ha sido para ella un problema, al contrario “por ser de las pocas mujeres que estamos en esta área, me invitan a más eventos, me ponen al centro de las fotos porque todos son hombres; a veces, no falta el cliente que te tira la onda o los que piensan que estás en el evento porque eres la novia de alguien… Yo creo que depende de cómo te comportes, de que te posiciones como persona al emitir opiniones relevantes. Pero es cierto que en el mundo emprendedor son pocas las mujeres que son fundadoras o co-fundadoras de los proyectos pero de que las hay, las hay”.



Actualmente la lista de clientes es larga pero podemos mencionar a Dupont, Bayer, Walmart, Entel, Claro, Ecopetrol, GDF, CNBV, Coca-Cola FEMSA. Su primer cliente fue Costco.


 

@Aventones



Hitos relevantes de Aventones.com

2010 Nace Aventones.com
2011 febrero: primer cliente Cotsco 2012 operación Chile prueba de fuego: el proyecto puede replicarse en ciudades que tienen problemas similares, apertura de una oficina en esas latitudes.
2013 abril GDF inicio de colaboraciones, primer cluster de empresas –varias empresas trabajando en una sola red-
2014 Inicio de operaciones en Perú (representación comercial) y Colombia clientes de manera remota.