¿Cuál es el concepto detrás de Suhab, cómo surge, qué hacen?

Un grupo de diseñadores industriales y gráficos iniciamos este proyecto hace casi 6 años mientras estudiábamos en la universidad Iberoamericana. Primero constituimos un despacho que posteriormente se fue orientando hacia el diseño sustentable, que es básicamente la motivación detrás de SUHAB.
Uno de los factores que nos motivó a trabajar en esta dirección, fue el trabajo social que realizamos en Chiapas.

Trabajamos como diseñadores en la creación de logos para radios clandestinas –qué es el medio que utilizan las comunidades para comunicarse en su cotidiano, ya que no tienen permiso para abrir una radio oficial-.  También generamos un manual en inglés, tzotzil, tzetzal y español, para utilizar photoshop, para tomar fotos, sobre principios de ilustración con la idea de empoderarlos y de que otras personas que se sumaran a la ONG, pudieran continuar con nuestro trabajo. Fue un evento que nos integró como amigos, como colaboradores, como socios y que nos permitió tener contacto directo con la cultura indígena, lo que nos despertó la curiosidad y las ganas de poder enfocarnos hacia lo sustentable y lo social.

Empezamos a desarrollar productos, primero bolsas de tela con diseños estampados, que en ese momento no eran tan populares en nuestro país.  

Los vendíamos al público y nos dimos cuenta de que era un negocio más atractivo comercializar nuestros productos no solamente en tiendas y al consumidor final, sino como productos promocionales para empresas más grandes.

¿Qué significa Suhab?


Es la conjunción de varias palabras por ejemplo: puede ser su hábitat o su habilidad o sustentabilidad.


¿Cómo logran que el proceso de producción de los productos cumpla con las etapas de sustentabilidad y de impacto social en la comunidad?
Primero trabajamos a nivel local con la comunidad en la que vivimos y trabajamos en el Distrito Federal que incluye a la colonia Roma, la Doctores y la Obrera: ahí desarrollamos los productos a gran escala. También trabajamos con comunidades indígenas que es algo que nos encanta, pero lamentablemente, es un producto que tiene menor demanda.
Bajo este enfoque local, buscamos pequeños productores, personas que tienen un oficio y que lo llevan a cabo en nuestro radio de acción, para reducir los tiempos de traslado y facilitar la comunicación: hacemos libretas, encuadernación, papel artesanal, cerámica, entre otros. De esta forma la relación es mucho más cercana con nuestros proveedores con los cuales podemos trabajar y producir un producto sustentable. Para nosotros la sustentabilidad se trata de trabajar en comunidad, no en importar productos chinos que aunque tienen cierta sustentabilidad, la pierden al momento de traerlos a México.

@Suhab


El slogan “pequeños gestos” ¿lo aplican también en su vida cotidiana?
Si completamente, desde tratar mejor a tu cuerpo hasta tratar mejor al otro.

¿Tienen un equipo de trabajo muy grande?
No, básicamente somos dos -José Ignacio Nuño y Rodrigo Fuentes- Nosotros hacemos todo: desde el diseño, la producción, la venta hasta abrir la puerta, limpiar la oficina… Sólo contamos con una persona que nos ayuda con los productos que vendemos en las tiendas y en la tienda en línea.

¿Qué tan complicado ha sido que las empresas acepten pagar el costo de estos productos?
Lo más importante es que a la empresa le guste nuestro producto, por lo general, tienen que adaptarse al presupuesto que tienen. El reto es que valoren el plus que ofrecemos con nuestros productos, para ello les damos toda la información pertinente, de tal manera que puedan convencerse de que nuestra oferta es realmente ecológica y sustentable. También les hacemos un comparativo entre nuestra propuesta y lo que podrían encontrar en el mercado.


@Suhab

¿Qué canales de promoción/difusión utilizan para compartir el concepto Suhab?
Participamos en conferencias, foros, talleres y congresos que organizan las universidades y otras asociaciones en donde existe la oportunidad de platicar sobre nuestro proyecto, básicamente compartimos nuestra experiencia y cómo se ha convertido en un caso de diseño emprendedor.

¿Cuáles serían las principales enseñanzas que esta experiencia les ha dejado como emprendedores?
Aprender a manejar mejor el dinero, al inicio éramos un poco ingenuos en la parte administrativa, nos costó trabajo entender y aprender a hacer inversiones más inteligentes. Al principio nos guiábamos sólo por la intuición.
También nos ha permitido conocer a muchas personas, ya que se está generando un movimiento sustentable en la ciudad de México que antes no existía.

Nuestra entrada a la sustentabilidad nos ha permitido llevar una vida más sustentable, yo no sabía lo que significaba la composta, y ya tengo más de cuatro años haciendo mi propia composta, tengo mi huerto, no uso bolsas de súper a menos que sea muy necesario, no tiro las colillas a la calle… simplemente el hecho de que tú te dediques a eso, permite que tu entorno también lo vea: no solo hemos permeado nuestra propia vida, sino la de nuestros semejantes y nuestro entorno inmediato.

@Suhab


¿Cuando ustedes se lanzaron a este proyecto, contaron con apoyo de algún programa o institución?
No, nosotros utilizamos el primer dinero que ganamos con un trabajo de diseño y lo invertimos en la empresa. Con este fondo pudimos crear nuestros primeros servicios promocionales, y a raíz de una venta bolsas, pudimos obtener un poco de dinero para invertir en otras cosas.

¿Participan en otros proyectos?
Desde hace cuatro años participamos en el festival de cine documental Ambulante, haciendo los press-kit para el festival.
También llevamos un par de años participando con Bonusmx, un festival de industrias creativas y gracias a ellos vamos ir a Austin a exponer nuestros productos.
Tenemos una reunión con el British Council para tratar de ir a un programa de emprendedores que tienen allá.
También hemos trabajado con ProMéxico y muy de cerca con las páginas verdes, que siempre hemos apoyado bastante y hasta la última edición, habíamos participado prácticamente en todas las ediciones del Corredor Cultural Roma Condesa.
Hace poco colaboramos con el museo del juguete antiguo mexicano (MUJAM) en donde José Ignacio pintó un mural sobre abejas.

@José Ignacio Nuño


¿Cuáles son los planes a futuro?
Seguir evolucionando la línea de productos, abrir un local propio, no solamente con nuestros productos sino con otras cosas. Actualmente estamos trabajando con unas comunidades indígenas de Nicaragüa -continuando un proyecto que iniciamos hace dos años-, y ya estamos diseñando piezas para las comunidades, de tal manera que se puedan generar nuevos diseños y de que evolucione la artesanía Nicaragüense a través del diseño gráfico industrial. Es un proyecto apoyado por una fundación Finlandesa a la que le gustó nuestro enfoque ante las comunidades y los artesanos, y nos llevaron a Nicaragua a cambiar las condiciones de los artesanos. La verdad es que ha sido una experiencia muy interesante.

¿Qué recomendarían a quien se quiere lanzar a abrir su propio negocio, sobretodo en esta área de industrias creativas?
Yo creo que tienes que estar dispuesto a aguantar un rato, no es fácil que la gente te conozca, hay que ir a tocar muchas puertas en un principio. Nosotros íbamos mucho a bazares de diseño y demás, que realmente es muy tedioso porque tienes que estar ahí mucho tiempo. Como emprendedor es lo único que puedes hacer en un principio. También recomendaría creer mucho en lo que uno está forjando y en su trabajo, no dudar sobre sí mismo: si quieres hacer algo importante con tu empresa, debes estar convencido de lo que se trata y hacia donde va.
No hay una receta para el emprendedor que diga: “mira sigue estos pasos y lo lograrás” realmente debes seguir tu propio camino, y la propia vida te va dictando lo quieres y lo que necesitas. Indudablemente hay que echarle muchas ganas a cada aspecto de tu empresa, hay que ser muy inteligente al destinar tus inversiones para que sea lo más redituable posible, bajar tus costos sin perder calidad, porque la utilidad depende de eso.


¡Gracias José Ignacio y Rodrigo!

www.suhab.com.mx

hola@suhab.com.mx